Follow by Email

viernes, 16 de diciembre de 2011

a little piece of heaven

Odio esa sensación, de no saber si lo que hago, está bien, o está mal. Si mis decisiones son erróneas o si estoy en lo correcto. No sé, si es que yo soy muy kamikaze y me gusta arriesgarme o pierdo la cabeza por momentos. Si me levanto con el pie izquierdo o tan solo me clavo las espinas de un camino que no me está siendo tan fácil como pensaba. Sé que haga lo que haga, todo seguirá siendo igual. Quizá por ello prefiero quedarme como estoy. Tragándome las malas rachas hasta que lleguen la luz y la calma y lo conviertan todo en serenidad. 


Pero también sé que el mínimo roce de su piel hará que vuelva a caer. 

martes, 13 de diciembre de 2011

miércoles, 3 de agosto de 2011

Confesiones nocturnas


Hoy te contare todos mis secretos, mis dudas y todo lo que me gusta. Jugare a decirte que necesito tus caricias y que me gusta el sabor de tus besos. Hoy te acariciare hasta hacerte cosquillas y te haré reír hasta que te duela la barriga. Se te pondrán los pelos de punta en cuanto me acerque a ti, y te hablare en idioma susurro. Te diré que me gusta la lluvia y que tu estés cerca mía.

lunes, 1 de agosto de 2011

Que luego tus besos son adictivos

¿Y sabes? Me gusta estar así contigo. Con los ratitos escondidos en unas escaleras de piedra. Me gusta encontrarte sentado, con tus gafas de sol puestas y echando la ultima calada de tu cigarro. Y que no me digas nada. Sentarme a tu lado, completamente en silencio. Que pasen los minutos y luego, me abraces. Que luego me beses y eternices el momento. Si, me gusta. No quiero que seas para mi un príncipe azul. No quiero que me digas que me quieres y mucho menos que me necesitas. Tan solo necesito esto. Tenerte a ratos. Se que seria muchísimo mejor imaginarme una vida a tu lado, pero...¿Para que? Al final todos los príncipes os convertís en sapos. Por eso, he decidido no viciarme a tus besos, que luego se vuelven adictivos.

miércoles, 27 de julio de 2011

Me conformo con que recuerdes el sabor de mis besos

Y hay veces que nos aferramos a un misero recuerdo como si nuestra vida dependiese de el. Basta reconocer un olor para asociarlo a un momento, a una persona, a una palabra o mismo a una imagen que se nos venga a la cabeza. Y en ese instante, cerramos los ojos, para tenerlo todo mas cerca, en el lugar, en el tiempo...¿Que importa en que? Cerramos los ojos para volver a vivirlo, para que no caiga en el olvido, para volver a saber que esa persona a la que anhelas, fue tuya, solamente tuya.

You make it real.

Si alguna vez pudiese dejar de echarte de menos, el único deseo que pediría seria una vida entera a tu lado. Un mañana, un pasado, y dormir contigo cada anochecer. Pediría que no me faltases nunca y que estuvieses conmigo siempre que pudieras. Llámame egoísta o dependiente, pero me pierdo sin ti. Ya lo ves, ahora deambulo por las calles sin saber que hacer, cometiendo errores y luego arrepintiéndote de ellos. Y todo porque, aunque no lo quiera admitir, la única persona con la que me gustaría estar, seria contigo. Vendería mi alma al diablo por matar todos estos kilómetros y poder estar a tu lado, respirar tu oxigeno e incluso tu dióxido de carbono. Para luego acabar diciéndote al oído que, verdaderamente, nunca he podido encontrar a nadie como tu.

lunes, 25 de julio de 2011

Cosas que hoy suenan a despedida.

Creo que el tiempo ha pasado para ambos. Para ti y para mi. Era algo que estaba visto que iba a pasar, tarde o temprano. Y parece que a nosotros nos ha llegado nuestra hora. Siempre pensé que seria por esta época. Quizá un poco antes. No se, nunca deposite demasiadas esperanzas en ti. Sera porque te conozco. Quiza ahora solo me queden los recuerdos de un pasado amargo, pero me es totalmente indiferente. Me basta con saber que algun dia he sido feliz contigo. Que te he importado. Ya no busco mas, no puedo buscar mas. Solo pedirte que no te olvides de mi nombre, porque puede que algún día la vida nos vuelva a juntar. Dicen que es muy puta, ya lo sabes.

domingo, 24 de julio de 2011

Do you need sometime?



Si de verdad hubiera querido ser una ladrona de sueños, me hubiera quedado en esta casa, encantada, sin problemas. Pero no, yo siempre he aspirado a ser algo mas. ¿Para que robarlos pudiendo crear los tuyos propios? Y desde aquel día, me convertí en soñadora. Aprendí a hacer fáciles las cosas difíciles y olvidar determinados momentos tan sumamente horribles que marcaron una vida. He aprendido a perdonar a alguna gente y me he cansado de perdonar a otras. Pero no me arrepiento de todo lo que he hecho. Ni de las cosas malas, ni de las cosas buenas. Porque forman parte de mi, son un órgano mas de mi cuerpo. No vale la pena arrepentirse de las cosas, ya no puedes cambiarlas. Pero lo que si merece la pena es luchar por un sueño, por algo que llevas mucho tiempo esperando, y que esperas muy pronto hacer realidad.